10 señales ocultas que te dicen que estás estresado, incluso si piensas que no lo estás.

Fuente: Business Insider.

En nuestra cultura “siempre activa”, el estar en un estado de estrés constante puede empezar a sentirse como algo normal para muchos de nosotros. A medida que nuestros horarios se vuelven más y más ocupados, nos ajustamos a un estilo de vida más agitado sin darnos cuenta de que necesitamos reducir la velocidad.

Puede que no te sientas agotado, pero hay una buena posibilidad de que haya algunas maneras sutiles con las que tu cuerpo te está diciendo que estás estresado, y pueden impactarte tanto mental como físicamente.

Es aterrador pero cierto: hay muchas señales silenciosas que te indican que el estrés te está enfermando, o simplemente está afectando a tu bienestar de formas en las que, quizás, no seas del todo consciente.

A continuación puedes descubrir algunas señales reveladoras de que el estrés te está afectando, incluso si crees que te encuentras perfectamente.

#1 – Te duelen los dientes o la mandíbula en general
 
Si has notado sensibilidad o dolor en la mandíbula o en los dientes, es posible que te encuentres bajo un estrés bastante intenso. Rechinar los dientes, un fenómeno conocido como bruxismo, es algo que puedes estar haciendo, te estés dando cuenta o no: muchos lo hacemos mientras dormimos, lo que puede llevar a provocar un dolor grave.

Consulta con tu dentista para asegurarte de que el problema no empeore con el tiempo.

#2 – Tu memoria está destruida

A medida que nuestras agendas se llenan más y más, es fácil pasar por alto los problemas con nuestra memoria o el olvido, pero a menudo es una señal clara de un problema mayor: estás demasiado estresado.

Ya sea que te resulte difícil concentrarte o que te olvides de cosas que antes recordabas con facilidad, es posible que estés totalmente agotado. Prestar atención a tu línea de pensamiento (o a la falta de ella) puede ayudar a determinar si tienes demasiado en tu plato, y si necesitas seriamente reducirlo.

#3 – Tu ciclo menstrual se ha vuelto loco

Para muchas mujeres que menstrúan, los períodos irregulares pueden parecer lo más normal del mundo. Al fin y al cabo, los periodos son impredecibles. Pero los cambios repentinos en tu ciclo pueden indicar que estás soportando demasiado estrés, y debes prestar atención.

Al hacer un seguimiento de tus síntomas físicos y emocionales todos los meses, sabrás si tus menstruaciones llegan tarde o están repentinamente ausentes, una señal segura de que podrías estar lidiando con estresantes emocionales ocultos.

#4 – Tienes problemas digestivos

Puede que no pienses que tu estómago y tu cerebro tienen mucho en común, pero resulta que la salud digestiva está estrechamente ligada a tus niveles de estrés, lo que da una abundancia de efectos secundarios desagradables que incluyen acidez estomacal, diarrea o estreñimiento.

Deborah Rhodes, Doctor en Medicina, dedicado a la medicina interna en Mayo Clinic, le dijo a Parents.com que el estrés puede aumentar la producción de ácidos digestivos de tu cuerpo.”La ansiedad y el estrés pueden hacer que el cuerpo produzca más ácido digestivo, lo que lleva a la acidez estomacal”, señaló Rhodes.

“También pueden retrasar el vaciado de los alimentos del estómago, lo que causa gases e hinchazón, e incluso puede aumentar el número de veces que se contrae el colon, lo que conduce a calambres y diarrea”.

#5 – No puedes beber suficiente agua

Si te encuentras dirigiéndote a la máquina de agua más a menudo que de costumbre y no puedes averiguar por qué, podrías estar deshidratado a causa de demasiado estrés.

El Dr. Robert Kominiarek, doctor en medicina osteopática, médico de familia en Springboro, Ohio, explicó a The Huffington Post en 2014 que el estrés hace que tu cuerpo “bombee” esas hormonas del estrés, haciendo que tus glándulas suprarrenales estén sobrecargadas y fatigadas.

Las glándulas suprarrenales también se encargan de producir una hormona llamada aldosterona, que ayuda a regular los niveles de líquido y electrolitos del cuerpo. “La fatiga suprarrenal progresa, la producción de tu cuerpo de aldosterona cae, provocando deshidratación y bajos niveles de electrolitos”, según el Dr. Kominiarek.

Por lo tanto, aunque aumentar el consumo de agua (H2O) te ayudará a corto plazo, sigue siendo un problema crónico que necesita ser abordado.

#6 – Tus músculos están doloridos y tensos

Cuando estás bajo una tonelada de estrés, tus músculos responden tensándose involuntariamente, lo que puede llevar a que sientas mucho dolor corporal en el momento. Cuando tu cuerpo está constantemente en modo de “pelear o huir”, produce un exceso de cortisol, una hormona del estrés.

Por lo tanto, de la misma manera en la que podrías tener dolor por el rechinamiento de los dientes, podrías luchar contra una gran cantidad de otros dolores y molestias, incluyendo dolor de espalda y cuello. El masaje regular ayuda, pero encontrar maneras de reducir la cantidad de estrés en tu vida es la manera más segura de volver al combate.

#7 – Estás durmiendo demasiado o no duermes nada

Si estás bajo mucho estrés, lo primero que debes hacer es dormir bien por una noche, y tiene sentido el por qué: Terminas llevándote a la cama cualquier ansiedad o preocupación del día, y tu cerebro sabe cómo traerlas de vuelta cuando deberías estar durmiendo lo necesario.

Así que si te es difícil quedarte dormido por la noche, es bastante obvio que podría deberse al estrés. ¿Pero qué pasa si estás durmiendo demasiado? Eso también podría ser una señal de que estás lidiando con algo más grande.

Si de repente quieres quedarte en la cama todo el día, o si te resulta imposible levantarte de la cama por las mañanas últimamente, es posible que estés experimentando signos de depresión, que pueden estar relacionados con el exceso de estrés. Consulta con tu médico, quien puede ayudarte a determinar qué está sucediendo y hacer que vuelvas a sentirte como tú mismo.

#8 – Tomar decisiones, tanto grandes como pequeñas, se vuelve un desafío

Ya sea que estés decidiendo qué comer o si vas a hacer un cambio que cambiará tu vida, como solicitar un nuevo trabajo, el estar bajo un estrés extremo puede hacer que tu cerebro actúe de manera extraña, pero sutil.

Puede que no pienses nada de tu incapacidad para tomar pequeñas decisiones a lo largo del día, pero un artículo publicado en 2012 en Current Directions in Psychological Science, una revista de la Asociación para el Avance de la Ciencia Psicológica, mostró que el estrés cambia la forma en que la gente toma decisiones… y puede que no sea de la forma en que tú lo piensas.

Según los investigadores, el estrés puede hacer que te concentres en resultados más positivos. Encontraron que las personas podrían tratar de bloquear cualquier resultado negativo cuando ya se sienten estresadas, lo que suena genial hasta que aceptas una nueva oferta de trabajo sin considerar cuidadosamente el impacto que tiene en tu desplazamiento diario al trabajo, o algo similar.

Los investigadores descubrieron que “el estrés parece ayudar a la gente a aprender del feedback positivo y perjudica su aprendizaje con el feedbacknegativo”, que podría ser la forma en que tu cerebro te protege de la sobrecarga de estrés

#9 – Te duele continuamente la cabeza

Ya te dijimos que cargar con demasiado estrés lleva a que los músculos se tensionen, y que eso se irradia de la cabeza a los pies… literalmente.

Las jaquecas tensionales y las migrañas son un efecto secundario común, aunque doloroso, del estrés, pero las personas que las padecen pueden no darse cuenta de que están relacionadas, especialmente si ya están predispuestas a padecerlas.

Si estás luchando contra más dolores de cabeza o migrañas de lo normal, o estás experimentando nuevos dolores de cabeza, puede ser que tu cuerpo te esté enviando un mensaje sutil de que estás demasiado estresado… lo cual no es bueno.

#10 – Te vuelves nervioso e irritable

Enfrentémoslo: demasiado estrés es francamente desagradable, por lo que no es un secreto que te sientas extra tenso o irritable.

Es todo gracias a nuestro cableado y evolución, así que cuando nuestros cuerpos están bajo estrés, nuestros cerebros reaccionan entrando en “modo de supervivencia”, de acuerdo con Reader’s Digest, que señala que “el estrés está estrechamente relacionado con el miedo”. Estar en ese “modo de pelear o huir” con demasiada frecuencia puede hacer que nuestras emociones, especialmente las negativas, se acentúen.

Gracias a la evolución, estar preparados y ser capaces de luchar contra los depredadores nos ayudó a sobrevivir. Pero según la revista, “Esto es muy cierto si te enfrentas a un oso pardo”, pero dado que la mayoría de nosotros no nos enfrentamos a la amenaza de ataque de los animales salvajes en estos días, “nuestra inmersión en un estado emocional agitado es uno de los signos de que estás estresado por una amenaza imaginaria que no existe”.

 

¡Inscríbete a los Boletines de Emprendores.do!

Inscríbete y recibe semanalmente nuevo contenido

I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )

Política Anti-Spam. Sólo recibirás correos de Emprendedores.do. Puedes darte de baja cuando quieras

Autor: Emprendedores Dominicanos

Comparte esta publicación en
468 ad