¡CUIDADO… ALTA RENTABILIDAD!

Alta rentabilidad

“Demasiado bueno para ser verdad” es una frase que se utiliza cuando la retribución no se equipara a la labor hecha. En ese sentido, en el mercado existen ofertas de negocios que prometen una alta rentabilidad en beneficios que sobrepasan los límites de la razón y la lógica con un mínimo o nada de esfuerzo.

Esto no quiere decir que toda acción comercial o de producción tenga igual tipo de esfuerzo ni igual rentabilidad. Sin embargo, existe una media por sector que expresa, en cierta medida, la expectativa de retorno general en la inversión hecha; y hasta se pudiera decir que existen topes de ganancia por rama económica.

Ahora, el fin de todo emprendimiento es tener beneficios. Esto se refleja en la rentabilidad que pueda generar alguna actividad de negocios determinada. Y el objetivo de quien administra o dirige es logar obtener la mayor utilidad sobre la base de una buena gestión de los costos y gastos y buscando formas innovadoras para crear expansión a través de los nichos de mercado.

Esto no es una labor sencilla. Implica estar en constante evolución y atención a las tendencias que va marcado el mismo mercado. Es por esto que al contrastar dichas ofertas, altamente rentables, invita a cuestionar si realmente son oportunidades de negocio o meras estafas elaboradas para que solo unos logren riqueza sobre la base del engaño a personas, que por lo general, tienen menos posibilidades socioeconómicas.

Recomendaciones

Ante esta realidad es recomendable, antes de entrar a cualquier tipo de actividad económica, y en caso de no conocer a profundidad de ella las siguientes pautas:

  • Indagar sobre la persona y tipo de empresa que le está ofertando está oportunidad.
  • Identificar si la manera de comercialización va acorde con la ley.
  • Analizar si el producto o servicio que ofrece es algo que quien va a entrar al negocio compraría o usaría.
  • Consultar a expertos y personas con trayectoria empresarial, dentro y fuera de dicho sector, sobre la oferta que se está presentando, de manera que se tengan opiniones objetivas del caso.
  • El riesgo; identificar las implicaciones de eventos adversos al esperado, y determinar si la estructura financiera personal los soportaría.

Estos cinco elementos dan una panorámica sobre la dinámica que implica la toma de decisión de inversión en propuestas de negocios que muestran rentabilidades poco usuales y/o exorbitantes. Es importante tener en cuenta que los grandes emporios económicos se erigen sobre la base del trabajo duro y la innovación. Brindando soluciones a las necesidades de quienes consumen el bien o servicio que provee dicha empresa.

Josías Ortiz González, MaF

info@FinanzasyProyectos

www.FinanzasyProyectos.net

@FinProyectos

@josiasortizg

¡Inscríbete a los Boletines de Emprendores.do!

Inscríbete y recibe semanalmente nuevo contenido

I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )

Política Anti-Spam. Sólo recibirás correos de Emprendedores.do. Puedes darte de baja cuando quieras

Autor: Josias Ortiz Gonzalez

Licenciado en Administración de Empresas con Maestría en Finanzas Corporativas por la Universidad APEC. Director Ejecutivo y Consultor Senior de la firma Finanzas & Proyectos. Enfocado a proveer respuestas que sirvan para alcanzar los objetivos deseados,sobre la base del análisis sistemático de las realidades de la empresa. Falicitador certificado para la formación profesional. Expositor y escritor de temas relacionados a la buena gestión financiera empresarial y personal.

Comparte esta publicación en
468 ad

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *