¿Qué debes saber para elegir un Buen Socio?

por Patricia Issa.-

El único vehículo societario que permite una sola persona para su constitución es la Empresa Individual de Responsabilidad Limitada, o por sus siglas E.I.R.L., para todas las demás es necesario como requisito constitutivo dos o más socios o accionistas, según sea el caso. Más allá de cumplir con las formalidades impuestas por la ley, este artículo pretende establecer las implicaciones societarias, así como también la relevancia personal a la hora de elegir tu socio.

De antemano, hablemos un poco de los famosos prestanombres, los cuales surgen justamente para facilitar su nombre y aparentar como socios o accionistas de una sociedad de la cual no adquieren ningún tipo de beneficio. Si es tu caso, o de alguien que conoces, respira, es una práctica común, sin embargo, NO RECOMENDABLE, ya que se compromete la responsabilidad frente a terceros y frente a la sociedad.

Una de las motivaciones principales del legislador de reducir la cantidad de socios o accionistas necesarios para la constitución de las distintas sociedades, fue erradicar este mal común de suscripción del tío, el abuelo, la hermana, la nana, y demás personas que realmente no forman parte de la sociedad y ni entienden por que están firmando. Ahora te pregunto ¿cuáles son tus motivaciones de hacer uso de prestanombres?

Luego tendremos tiempo para desarrollar las distintas razones para la cual se utilizan los antes mencionados, ahora concentrémonos en que debemos tomar en cuanta para la elección de un buen socio.

Empecemos con lo básico: CONFIANZA, tu socio debe ser alguien que te inspire a darle vida y materializar este nuevo proyecto o idea, en ese sentido, ambos deben de estar en la misma página de desarrollo y crecimiento, de lo contrario te sentirás frustrado con la relación, y no tendrás el equilibrio necesario que te lleve al éxito.

Adaptemos el término conocido en ingles como Know Your Client (KYC) lo que se traduce a conoce tu cliente en: Know Your Partner o Conoce Tu Socio (CTS). Esto quiere decir que para realizar una buena elección de tu futuro socio debes previamente estudiar e identificar el perfil de la persona indicada, y más que nada tus necesidades, así evitaras riesgos y futuros conflictos.

Luego de verificar que has encontrado la persona correcta, es importante la COMUNICACIÓN, por lo que deben de determinar cuestiones básicas tales como: los aportes de cada cual, la repartición de los trabajos y las ganancias, los roles y responsabilidades, y en general las cuestiones relevantes para el fortalecimiento de la sociedad. Recuerda que en la medida en que funcione la relación con tu socio, en la misma medida crecerá tu sociedad.

OJO – antes de formalizar la relación debes asegurarte de que tu socio se encuentre al día con el pago de sus obligaciones fiscales, ya sea a título personal, o si el mismo forma parte de otra sociedad, ya que la DGII bloquea los comprobantes de todas las sociedades de la cual ésta persona figura como socio, hasta tanto se ponga al día.

En conclusión, un socio debe ser una persona que le sume a la sociedad, con el cual te sientas cómodo o cómoda, y como siempre sugiero QUE TODO CONSTE POR ESCRITO, recuerda la frase ¨hoy te conozco pero mañana no se quien eres¨. ¿Quieres formalizar tu relación o modificarla? Solo tienes que escribirnos.

¡Inscríbete a los Boletines de Emprendores.do!

Inscríbete y recibe semanalmente nuevo contenido

Política Anti-Spam. Sólo recibirás correos de Emprendedores.do. Puedes darte de baja cuando quieras

Autor: Lic. Patricia Issa

Abogada especialista en derecho corporativo. Socia Fundadora y Managing Partner de la firma Legalissa.

Comparte esta publicación en
468 ad

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *