¿Es éste el tiempo de endeudarme?

Una de las preguntas más importantes relativas a la gestión del dinero es saber cuál es el momento indicado para asumir una deuda. Esto porque este compromiso se convierte en una obligación que, dependiendo del tipo y el tiempo, se puede ver como una carga o no, a corto o a largo plazo.

Sin embargo, es importante tener un concepto claro de la deuda de manera que se pueda ver la interacción que tienen los elementos que convergen en esta dinámica financiera. Entre las diferentes acepciones presentadas por el diccionario de la Real Academia Española está: “Obligación moral contraída con alguien[1] por lo que al separar los elementos de esta definición denotan: Una obligación (deuda), una persona que la asume (deudor), y una persona o entidad que facilita los recursos (prestatario), y, de manera implícita, se alude al tiempo en el contexto de que el compromiso debe ser saldado en un período determinado.

Ahora, más allá de las implicaciones relativas a los elementos que componen la definición de deuda y de la respuesta que hay que dar a la pregunta que titula este escrito; existe una pregunta que precede a todo lo planteado inicialmente: ¿Para qué endeudarse?

endeudarse

Esto porque es necesario definir el móvil que genera la acción de asumir un compromiso financiero. El resultado de responder esta pregunta trazará la pauta que definirá si es o no, el tiempo de endeudarse. Arrojando dos posibles respuestas globales relativas al tipo de deuda: Gasto o apalancamiento.

Estos dos conceptos se diferencian en la productividad que pueda tener. Cuando la deuda es para un gasto no hay retorno mientras que un apalancamiento intenciona la inversión que financia proyectos de desarrollo. Por lo tanto, a la hora de tomar la decisión de endeudarse hay que analizar si vale la pena asumir una deuda para solventar compromisos operativos o si se encausan a apalancar alguna inversión productiva.

En ambos casos es válido el endeudamiento. Uno no superpone al otro. Lo  que va a sustentar la decisión es la planificación que previamente se haya hecho. Cuando la persona o la empresa logra definir un norte a seguir, entonces, el financiamiento cobra sentido y responde al tiempo ideal para asumir el compromiso, en donde se han tomado distintas previsiones y se han visualizado escenarios con respuestas alternativas ante eventualidades adversas al planteamiento original, con el fin de satisfacer las expectativas deseadas.

 

Twitter: @josiasortizg

Web: www.FinanzasyProyectos.net

E-Mail: info@FinanzasyProyectos.net

¡Inscríbete a los Boletines de Emprendores.do!

Inscríbete y recibe semanalmente nuevo contenido

I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )

Política Anti-Spam. Sólo recibirás correos de Emprendedores.do. Puedes darte de baja cuando quieras

Autor: Josias Ortiz Gonzalez

Licenciado en Administración de Empresas con Maestría en Finanzas Corporativas por la Universidad APEC. Director Ejecutivo y Consultor Senior de la firma Finanzas & Proyectos. Enfocado a proveer respuestas que sirvan para alcanzar los objetivos deseados,sobre la base del análisis sistemático de las realidades de la empresa. Falicitador certificado para la formación profesional. Expositor y escritor de temas relacionados a la buena gestión financiera empresarial y personal.

Comparte esta publicación en
468 ad

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *