El futuro: Incertidumbre (Parte I)

En el mundo de la economía existe una broma muy común entre los profesionales de esta rama que reza de la siguiente manera:

“Los economistas siempre tendrán trabajo; porque se pasan los primeros seis meses prediciendo lo que va a suceder, y el resto del año explicando por qué no sucedió”

Esto viene a raíz de la incertidumbre que existe en el mercado

Es interesante porque, aunque es una broma, muestra una realidad presente en los aspectos de la vida de las personas y los sistemas que la componen; resumiéndola en: La ausencia de control ante lo que pudiera suceder. Y esta se refleja con mayor intensidad en el aspecto financiero.

Se pudiera afirmar que lo más cierto acerca del futuro es la incertidumbre que le acompaña. Este es influenciado por un conjunto variables que inciden en su desarrollo,  estando sujetas a una serie de circunstancias muy particulares en cada caso o persona.

Por ejemplo si una persona de un momento a otro se ve sin empleo, el futuro financiero próximo se ve afectado, y  si la situación no cambia, de igual manera afecta al lejano.

De manera que, independientemente de los métodos que se puedan utilizar para proyectar escenarios posibles, el elemento de incertidumbre se superpone ante la diversidad de eventos que se puedan graficar.

Sin embargo, aún exista un punto ciego dentro de toda la visualización del futuro, la persona u organización, tiene la herramienta de la planeación; en donde se contemplan los posibles escenarios y sus potenciales reacciones antes el curso de acción que se tome. En otras palabras, es cierto que el futuro está plagado de incertidumbre, pero con la planeación es posible reducir el impacto de aquello que puede incidir de manera adversa al futuro deseado.

Por lo tanto, a la hora de hacer algún tipo de acción financiera el factor incertidumbre debe primar sobre la base de una eventualidad adversa, en donde se contemplen planes de contingencia que puedan solventar las posibles realidades que se presenten.

Esto se logra a través de tres escenarios primarios: Excelente, Bueno y Malo. En cada uno de ellos la persona puede ver cómo influye ese evento adverso en todo el proyecto que se piensa desarrollar, y elaborar respuestas de solución a los conflictos que aparezcan.

 

Twitter: @josiasortizg

Web: www.FinanzasyProyectos.net

E-Mail: info@FinanzasyProyectos.net

¡Inscríbete a los Boletines de Emprendores.do!

Inscríbete y recibe semanalmente nuevo contenido

Política Anti-Spam. Sólo recibirás correos de Emprendedores.do. Puedes darte de baja cuando quieras

Autor: Josias Ortiz Gonzalez

Licenciado en Administración de Empresas con Maestría en Finanzas Corporativas por la Universidad APEC. Director Ejecutivo y Consultor Senior de la firma Finanzas & Proyectos. Enfocado a proveer respuestas que sirvan para alcanzar los objetivos deseados,sobre la base del análisis sistemático de las realidades de la empresa. Falicitador certificado para la formación profesional. Expositor y escritor de temas relacionados a la buena gestión financiera empresarial y personal.

Comparte esta publicación en
468 ad

Trackbacks/Pingbacks

  1. El futuro: Incertidumbre (Parte II) |Emprendedores Dominicanos - […] El elemento de incertidumbre está presente en el futuro de las personas. Esta invita a la planeación con el…

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *