Hora de arrancar!

Fuente externa

¿Sabes cuándo es el momento más oportuno para lanzar tu empresa? ¿Te has parado a pensar que no es lo mismo salir en enero que en junio o en diciembre? Esta no es una cuestión que te puedas tomar a la ligera. Te aclaramos las claves para conocer el momento ideal para ponerte en marcha.

Perfecto. Ya has decidido montar tu propia empresa, sabes que es una buena idea, tienes ahorros y recursos financieros que te ayudarán a lanzarla, incluso, cuentas con una estrategia para hacerla rodar. El qué, el cómo, incluso, el porqué están resueltos. Pero en el último momento te asaltan algunas dudas y te paras en seco. ¿Cuál es el momento idóneo para salir al mercado? ¿En enero o en junio? ¿En el primer trimestre o en el último? ¿Antes o después del verano? ¿Con la campaña de Navidad?

Desde nuestra experiencia, la mayor parte de las empresas se crean en el primer semestre, generalmente, más en primavera. Básicamente se debe a que los proyectos han estado madurándose durante el año anterior, estudiando la viabilidad, elaborando el plan de empresa, etc., y tienen todo listo para constituirse en el siguiente y al margen del momento que finalmente se elija, ¿qué hay que tener en cuenta a la hora de tomar la mejor decisión?

POR FISCALIDAD, MEJOR A PRIMEROS DE AÑOS O TRIMESTRE

Si en los inicios de una empresa los gastos deben estar lo más limitados posible, sobre todo hasta cubrir el ciclo de ventas, la fórmula que mejor se ajuste a esas necesidades será la resultante de una fiscalidad más ventajosa y eficaz. Todo ahorro viene bien pero éste no se consigue en cualquier época.

Sobre todo, por razones fiscales, ya que aunque estábamos preparados un par de meses antes, no era una época en la que preveíamos mucho trabajo y nos obligaba a presentar declaraciones, liquidaciones, etc.

Si a finales de año una empresa está ya lista para ser constituida, resulta aconsejable esperar hasta el 1 de enero del siguiente. Ya que si se hace en el anterior, aunque sólo sean uno o dos meses, el empresario tendrá que realizar las obligaciones fiscales y mercantiles correspondientes a ese ejercicio y realmente representa un coste administrativo que se puede ahorrar.

Si no existe un motivo especial, por ejemplo, poder concurrir a una subvención específica o para adquirir un bien con las condiciones económicas de ese año, se puede esperar a enero y te ahorras los impuestos y resúmenes anuales de ese año, las cuentas anuales y presentar los libros al registro mercantil. Y si dudas entre constituirla en septiembre y octubre, mejor esperar a octubre.

RETRASOS POR EL PAPELEO

Los temas burocráticos deben ser tenidos muy en cuenta a la hora de planificar el lanzamiento. A veces algo tan sencillo como poner el nombre a tu empresa te puede retrasar varios meses la salida. Tenlo muy presente. Es posible que durante mas de tres meses estes enviando al registro mercantil de un nombre para su empresa y con todos obtengas una certificación negativa. Pero necesitaras un nombre y cada vez que lo hagas sera más dinero..

Los temas burocráticos se tienen que salvar con toda la paciencia que te quede e intentar asegurar cada paso al máximo para no tener que retroceder en ningún momento.

¿Una posible solución? Cuando se inicia la marcha resulta más favorable empezar como persona física. Se trata de una fórmula más barata y las obligaciones son mucho más sencillas que en una sociedad mercantil. Sin olvidar que los trámites burocráticos son cuatro veces más económicos. Y el trabajo que se ofrece a los clientes es exactamente igual al que resulta siendo una sociedad mercantil.

EL CONDICIONANTE DE LA ESTACIONALIDAD

No es lo mismo vender helados que abrigos de piel. Por ello, es importante saber qué momento del año tu producto o servicio tendrá mayor demanda y una buena primera acogida.

En otras ocasiones es importante aprovechar las campañas específicas que ofrece el sector en el que te mueves. Por ejemplo, nuevas temporadas (primavera u otoño) en tiendas de moda, Navidad en el caso de jugueterías o verano en el ámbito de la seguridad privada.

CAMBIOS EN LA LEGISLACIÓN

A veces, se puede ser un visionario y lanzar una compañía muy innovadora cuando el mercado aún no está preparado o no lo entiende. Entonces el negocio no funciona. Puede ser que con el paso del tiempo, la ventana se abra y sea el momento idóneo. Tampoco se debe llegar tarde, cuando la ventana de la oportunidad se está cerrando.

¡Inscríbete a los Boletines de Emprendores.do!

Inscríbete y recibe semanalmente nuevo contenido

Política Anti-Spam. Sólo recibirás correos de Emprendedores.do. Puedes darte de baja cuando quieras

Autor: Emprendedores Dominicanos

Comparte esta publicación en
468 ad

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *