Como importar desde China y no fracasar en el intento

Cuando hacemos negocios en occidente, solemos hacer contratos entre las partes en donde se individualizan las actividades, plazos y obligaciones de cada una de ellas. Podemos pensar que para hacer negocios en China es exactamente lo mismo, pero ¿es útil hacer un contrato para asegurar tu producción e importar desde China?, la verdad es que no si eres emprendedor.

Si estás recién comenzando o tienes una pequeña empresa, un documento redactado en lenguaje legal no te dará ninguna protección legal, no te hagas ilusiones. Además el costo de este contrato puede superar los 300 USD y muchas veces este costo representa un tercio o la mitad de lo estás importando a tu país. ¿Vale la pena entonces hacer un contrato con un proveedor chino si eres emprendedor?

¿Por qué el contrato no me protege ante nada?

Primero, los proveedores chinos no suelen usar contratos, porque simplemente confían en tu palabra. Si tú dices que una cosa es tal, es porque es así y no necesitan un contrato para “creerte”. Para ellos es más importante la relación comercial (y de amistad) que puedan tener contigo más que un contrato firmado. Entonces, es muy importante cultivar la relación con tu proveedor y hacerle ver que tú quieres hacer negocios a largo plazo con él. Además y por favor, créeme que resulta agotador estar cambiando a cada rato al proveedor ante cualquier problema, porque es volver a explicar todo nuevamente, hasta el más mínimo detalle.

Segundo, nada te protegerá de una estafa. Si tu “proveedor” quiere quedarse con tu dinero sin enviar nada, en realidad nada va a poder evitar que esto suceda.

Asegura tu importación a través de un check-list y una comunicación sumamente clara

Te preguntarás ¿si el contrato no me protege, cómo aseguro mi importación? ¿cómo sé que lo que pedí me va a llegar?

En mis casi diez años fabricando e importando desde China no he hecho nunca un contrato con algún proveedor. La manera en la que aseguro una buena experiencia de fabricación y compra en China es una comunicación extremadamente clara: evita las palabras innecesarias, usa un inglés claro, sin adornos, frases en doble sentido. Los chinos son muy literales.

Y, lo más importante: especifícale al máximo todos los ítems acordados o negociados al proveedor. Para que quede todo muy claro cuando ya hayas cerrado un negocio con tu proveedor chino.

Mándale una orden de compra o un check-list en un nuevo correo.

¿Qué es un check list?

Un check list es un PDF (es lo ideal, porque no se puede editar a diferencia de un archivo en Word o Excel) en donde se especifican todas las condiciones negociadas, tales como:

Cantidad de lo que se va a fabricar
Modelo
Especificaciones de producto
Incoterm (FOB, EXW, CIF, etc)
Formas de pago (transferencia bancaria, paypal, carta de crédito, costos asociados y quién es el responsable de asumir ese costo)
Anticipo y pago post producción (generalmente un 30 para comenzar y un 70% al final de la producción)
Plazo de fabricación
¿Por qué es necesario un check list?

Los mayores problemas importando desde China tienen que ver con las
especificaciones, materiales, diseños erróneos o productos malos. Hacen perder al
importador tiempo y dinero, además de ser sumamente frustrantes.

¿Te imaginas pedir un lote de vestidos de verano talla L? Lo que para ti puede ser
una talla L, para el proveedor puede ser un XXL o incluso una talla S. ¡Adiós
vestidos! No te quedará otra que salir a rematarlos a la feria de tu barrio.

El objetivo de este check-list es precisamente minimizar estos problemas y darle al
proveedor chino un camino a seguir, una pauta que tú mismo le das.

Es muy fácil que ellos tengan alguna duda, a medida que se va avanzando en la fabricación del o los productos. Tu proveedor va a intentar solucionarlo según su criterio y escenario actual, sin ningún tipo de piso para la calidad.

Para el ejemplo de los vestidos, el error fue indicar solo una talla L. Es un gran
error, debido a que los chinos son más menuditos que en occidente y sus tallas son
más pequeñas, por lo tanto es probable que te llegue algo más cercano a una talla S
occidental. Evita este error, especificado todas las medidas en el molde que debes
enviarle. Una imagen vale más que mil palabras.

Otro problema que es muy común, son los errores de impresión de colores. Al
momento de imprimir la etiqueta de tu producto, en vez de quedar “azul oscuro”,
esta quedó celeste… vamos es casi lo mismo ¿no? Si no le has especificado
el color EXACTO de tu etiqueta, por ejemplo a través de un color pantone, es muy
probable que el proveedor la deje de este color. ¿Te imaginas el desastre que
significa un cambio de color en tus etiquetas? Sobretodo para los emprendimientos
que están recién comenzando, el branding debe ser impecable siempre.

Y estos grandes problemas no son porque te quieran estafar, de hecho es probable
que quieran hacer un negocio a largo plazo contigo y que siempre les compres, pero esta es la realidad: lo que no se especifica queda al criterio del proveedor. ¡Peligro!
¿Es ese criterio necesariamente el tuyo?

Como ya lo has visto, el criterio del proveedor no es igual al tuyo, ni al de tu vecino que también está importando, ni al mío; entonces este check-list es primordial para tu negocio y que deberás hacer, sobretodo cuando vas a trabajar por primera vez o las primeras veces con un proveedor hasta que se conozcan bien.

¿Qué más puedo especificar en mi check-list?

No solo debes especificar lo típico (cantidad, modelo, tamaño), sino y tal como expuse, debes especificar hasta el más mínimo detalle.
Veamos qué más se puede agregar a la lista:
Embalaje: ¿Cómo se embalará la carga? ¿Cuántos ítems por caja? ¿Se va a contar con pallets? ¿Las cajas irán marcadas, qué marca van a llevar?
Logotipo en caja: ubicación, tamaño, colores. Debes mandar el diseño ya hecho en Illustrator o Photoshop (acá no sirven las fotos en .jpg)
Especificaciones del producto: todo lo que necesites. Si importas textil especifica hasta el último remache, color de hilo, peso de la tela, enjuague final o cantidad de hilos, por ejemplo. Si deseas importar artículos de plástico para alimentos, indicar si vas a necesitar el grado alimentario o no.
Certificados necesarios: fumigación de pallets, certificado de origen ¿quién los gestiona y quién los paga?
Inspección de fábrica: quién lo hará y cuándo, debes informar sobre la inspección a tu proveedor.
Certificaciones del producto final o alguno de los materiales: si estás importando desde algún país de la comunidad europea u otro que necesite alguna certificación también debes especificarlo antes.
Garantía antes del embarque: porcentaje de productos que deben pasar las pruebas de calidad o de lo contrario no pagarás el saldo final. Esto también se especifica y negocia.
Garantía post-embarque: si un producto falla ¿cómo se va a reemplazar? ¿quién asume el nuevo costo de envío?
Adjunta esquemas, moldes, dibujos, logos, etc.

nsisto, lo que no se especifica queda a criterio del proveedor.

Además este check-list para tu proveedor, además de darte tranquilidad, también le hará ver al proveedor que tú eres una persona seria, ordenada, profesional y con miras para hacer negocios a largo plazo. No eres otra persona para mandarle cualquier cosa y nunca más vuelva a comprar.

En conclusión, cuando importamos desde China lo que nos ayuda a evitar problemas no es un contrato redactado por un abogado, sino que un “check-list” ¡Claro! para nuestro proveedor.

En “correo-checklist” especifica todo lo que necesites para que no quede lugar a ambigüedades, confusiones u omisiones que puedan afectar tu importación.

Al especificar todo en un documento, tendrás tranquilidad y además te hará ver ante la fábrica china como un cliente serio y profesional.

 

fuente externa./

¡Inscríbete a los Boletines de Emprendores.do!

Inscríbete y recibe semanalmente nuevo contenido

Política Anti-Spam. Sólo recibirás correos de Emprendedores.do. Puedes darte de baja cuando quieras

Autor: Emprendedores Dominicanos

Comparte esta publicación en
468 ad