Lo que Aprendí en China

por Eduardo Adams.-

Luego de 8 largos días en el Continente Asiático…. Viviendo otra cultura, comiendo cosas diferentes y conociendo personas diferentes aprendí lo difícil que es ser diferente en una “Sociedad” ya sea del primer o del tercer mundo. Les tratare de hacer un recuento de mi experiencia a pesar de que les mantuve informados de manera jocosa y virtual sobre lo acontecido. Sin embargo esto es algo un poco más serio… un poco más enfocado en lo que realmente sentí en esos días en los que fui un Pez fuera del agua.

Mi salida hacia Miami fue bastante standard, como de costumbre, sin novedades que contar o recordar a excepción del acostumbrado derroche de Champagne en el que incurre mi querida amiga Ada Balcacer cada vez que por dicha me toca cenar con ella.

Después de largas y agradables horas de hablar de arte, historia y el futuro, duermo par de horas y salgo hacia Shangai. Como todo novato en un viaje de este tipo, leo, me instruyo y me informo de que veré en este nueva Aventura por uno de los países más desarrollados del Mundo: CHINA!. Por gracia o desgracia, me toco hacer el viaje solo, sin ningún conocimiento de Mandarín, y con el Ingles necesario para desenvolverme en el Mercado Americano. Salgo de Miami a Chicago y de allí a Shangai.

Dragón Rojo Chino

Llegado a Shangai investigo sobre el destino de mi equipaje, el cual en un Inglés que no entendió el Oficial o en un Chino que yo no comprendí me señala que no me preocupe que llegara directo a Guangzhou.

Paso a Migración en la cual por gracias de Dios no te hablan, solo te miran, revisan tus papeles y te hacen una sena lo cual asumes por tus conocimientos occidentales que significa SEGUIR LA FLECHA, y así lo hago, flecha arriba y flecha abajo camino la mitad del aeropuerto hasta llegar al bloque B, allí veo China Air y respiro aliviado que por lo menos estoy en el camino correcto.

En efecto, allí si hablan inglés, me dan mi boarding, paso Migración nueva vez donde confirmo que no te dicen nada, solo senas y allí de nuevo más flechas hacia el Checkpoint, allí paso me dirijo al Gate y Zasssss! En 10 minutos estoy sentado de camino a mi destino final: GUANGZHOU.

Llego a un aeropuerto relativamente pequeño, tal como me habían comentado, muy fácil de caminar y bastante entendible aun sin la flecha, la cual ya era mi más fiel companera de Viajes. Como el viaje era domestico no necesite mas migración ni mas oficiales: ALELUYA!!!!!!! Me dirijo a la correa a buscar mi maleta… y doble sorpresa… la primera, todos me miraban asombrados y por primera vez entendí lo que siente un Chino en América…. Y segundo mi equipaje no llego… Además de ser el “raro” del grupo fui también el último en el Aeropuerto a las 9:45Pm esperando la maleta. Aquí decido buscar reclamaciones de equipajes… pero como encontrarlo si todo estaba en Chino.

Ruego a Dios que me envíe de nuevo mi amiga la Flecha y allí la veo! Que felicidad!!! Voy la sigo, la alcanzo y llego a lo que para mí era Reclamaciones (y efectivamente lo era). Aquí inician las memorias, una joven China, por supuesto, asumo me pregunta que me pasa, y trato de explicarle indicándole la correa vacía aun dando vuelta, la maleta y toda grafica posible!!

Al fin llego alguien que hablaba un poco de Ingles y todo cambio, hice mi reclamación y salí hacia la línea de taxi…Bueno, tenía la dirección del Hotel ya impresa en Chino, por recomendaciones varias, y la pase al chofer, 1.30 horas más tarde llego al hotel y mi cabeza gira en torno a la famosa frase: “Me la pusieron en China” finalmente la entendí y la viví.

La Gran Muralla China

Al llegar a mi habitación, solo con la ropa que traía puesta y algo que había puesto en mi equipaje de mano en Miami decido que a pesar de estar solo, en China, sin ropa, sin hablar Chino, y sin nadie conocido hasta ese momento, iba a descansar para organizar mi agenda para el otro día… En efecto amanece, me levanto, preparo un té y digo, mientras, vamos a compartir esta experiencia vía Facebook…. Oh sorpresa… En China el Facebook está bloqueado.

Allí pensé… Ed, si no cambias la actitud este será el peor viaje de tu vida!! Entonces todo cambio, dos horas más tarde sin entender Chino llegue al Mall de Taiko, compre ropa (por si no llegaba mi maleta), bebí lo que para mi hasta hoy es Coca Cola y me divertí bastante tratando de explicarle mi talla y lo que buscaba en cada tienda que entre.

Al llegar al Hotel ya habían llegado mi maleta, allí pensé… Cambio mi suerte o cambio mi actitud???? Pues clarooooo! Cambió mi actitud… desde ese momento todo fue mucho más divertido, vivimos las Noticias del Avión de Malasia, las Clases de Chino, los Almuerzos y Cenas, las compras y todo lo divertido que resulto el viaje, incluyendo el encuentro con mis grandes y queridos Parces Colombianos Alejo y Mau.

Luego de esto… y de lo vivido puedo decir lo que aprendí en China que fue lo siguiente:

1)No existe nada peor que no adaptarse a la realidad que nos toca vivir en cada momento.

2)Sentirse extraño, diferente e incomprendido es algo terrible, hasta que cambias de actitud y decides ser diferente y no lamentarte por ello, sino vivirlo y disfrutarlo a plenitud.

3)China es un gran pais!!!! Y espero volver algún dia!.

¡Inscríbete a los Boletines de Emprendores.do!

Inscríbete y recibe semanalmente nuevo contenido

I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )

Política Anti-Spam. Sólo recibirás correos de Emprendedores.do. Puedes darte de baja cuando quieras

Autor: Jorter Done

emprendedor | ventas | marketing | viajero de negocios | fotógrafo | bebedor de vinos | aviador Wannabe

Comparte esta publicación en
468 ad

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *