¡Quizás es porque yo lo digo!

Muchas veces las personas me dicen que estoy loco por decir cosas sin sentido, y los entiendo; pero eso es justo de lo que se trata esto que leerás a continuación. ¿Cuántas veces has dicho algo tan absurdo que hasta tú mismo te burlas cuando lo dices? Pues a veces “de relajo”, como dicen por ahí, declaras cosas, y una vez que suceden recuerdas las sabias palabras: “Cuidado con lo que dices, porque se puede convertir en realidad”.

En el artículo anterior “¿Te cansaste, te conformaste o ya es muy tarde?”, terminé preguntando cuáles eran las cosas que deseas dejar atrás y decir que a partir de ese momento son inaceptables. Sin embargo, no continué; la pregunta ideal sería: ¡¿y ahora qué?! ¿Qué sigue después de que me doy cuenta que ya no quiero estar más dónde estoy?

Pues le sigue tal cual arrancamos este artículo, DECLARANDO lo que sí estás comprometido a vivir. Fíjate que digo lo que estás realmente comprometido a vivir, y no lo que solemos hacer, que es estar constantemente diciendo lo que no queremos. Como dice mi gran amigo Bono, “Nunca logras tener suficiente de lo que realmente no necesitas”; y así nos comportamos.

Estamos tanto tiempo viendo lo que nos falta, lo que no tenemos presente, que nuestra declaración se convierte en lo que no tenemos. Observa: “No tengo dinero”, “No tengo pareja”, “No tengo tiempo”, etc. Si todas estas son declaraciones, ¿qué crees que pasa cada vez que las haces? Sencillo: ¡no tienes dinero, no tienes pareja y no tienes tiempo! Para esto te invito a que observes el lenguaje que utilizas en las diferentes actividades de tu vida, y te aseguro que si no todas las veces, pues apostaría que más de un 90% de las veces es así.

Hoy te exhorto a hacer una declaración específica de algo en tu vida que ya determinaste que no quieres siga contigo a partir de ahora que lees esto o algo nuevo, simplemente porque estás leyendo esto; pero en positivo. Cuando lo digas, decláralo con fuerza, con fe y comprometido a que suceda.

Las declaraciones deben ser hechas desde la fe; creer, pero de verdad creer, que así es. Cuando declaro algo que no iba a suceder, logro abrir un espacio de apertura para algo; es darle energía para que venga. Debes realmente confiar en que es posible, que será de una manera diferente la realidad que estás viviendo, la realidad que estás creando. ¡Si no crees que es posible, no va a suceder!

He visto como atreverse a declarar cosas grandes para nuestras vidas conlleva valentía, coraje, determinación y sobre todo disciplina, lo cual se hace bien complicado. En los entrenamientos que ofrezco muchas personas me dicen que suena bien sencillo, pero que no lo es. Siempre les digo: “Si sigues pensando de esa manera, nada distinto sucederá.” Y cambiar esto, como la gran mayoría de cosas, mejora con la práctica. Debemos practicar sostenernos, declarar y darle seguimiento.

Esta es la segunda parte de cuatro. Espera el próximo artículo que te apoyará para continuar creando y cambiando desde algo que ya sabes que no quieres en tu vida, hasta llevarlo a la máxima expresión de la misma.


Escritor por: Ricardo Tirado

Twitter: @ricardotiradog

¡Inscríbete a los Boletines de Emprendores.do!

Inscríbete y recibe semanalmente nuevo contenido

Política Anti-Spam. Sólo recibirás correos de Emprendedores.do. Puedes darte de baja cuando quieras

Autor: Ricardo Tirado

Ricardo Tirado, de origen dominicano, ha sabido combinar de manera exitosa su formación como Economista, su espíritu emprendedor y sus experiencias en el mundo corporativo, con su genuino interés por la conducta y el potencial humano.

Comparte esta publicación en
468 ad

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *