Tiempo de ahorrar o de invertir

¿Tiempo de ahorrar o de invertir? Es una de las preguntas que todo empresario(a) llega a formularse durante su gestión de negocios, que de forma sencilla se puede resumir en: ¿Cuándo es el tiempo apropiado para hacer lo uno o lo otro? Para responder es pertinente identificar la etapa que está viviendo la empresa.

El tiempo de ahorrar o invertir está marcado por fase en que se encuentre la empresa. De manera sencilla existen tres etapas: Alta, estable y baja. Son determinadas por los ciclos del mercado y el desempeño financiero de cada uno de ellos. El primero está vinculado de manera directa a las temporadas. Períodos en los cuales el sector presenta una demanda determinada (alta, estable o baja) del producto o servicio que se ofrece. Por ejemplo, en tiempos festivos hay un incremento en los viajes a través de líneas aéreas; por lo tanto, el sector transporte presenta una mayor demanda del mercado (temporada alta).

El segundo, para definir el tiempo de ahorrar o de invertir, habla de la gestión financiera. La manera en que la empresa ha administrado sus recursos económicos y el tipo de políticas que tengan respecto del destino de capitales para la empresa.

Estos dos elementos son muy importantes a la hora de ejecutar alguna acción determinada acerca del tiempo de ahorrar o de invertir, a razón de que de ellos depende la decisión de ahorro o de inversión. Si no se sabe distinguir la etapa en que está el proyecto y se desconoce el tipo de gestión financiera, entonces es más probable que se presente un resultado adverso. En ese sentido, ¿cuál es el mejor momento para ahorrar o invertir si ya se conoce tanto la etapa como el tipo de gestión? La fórmula es ahorrar en ciclos altos o de prosperidad económica e invertir en periodos de escasez.

Esto pudiera sonar, hasta cierto punto, contraproducente a razón de que existen escuelas de pensamiento económico que sugieren lo contrario. Lo que sucede es que, de manera simple, en los momentos de abundancia hay disponibilidad de extraer para guardar; mientras que en tiempos de recesión impera mantener una actitud de agresividad, para ocupar los espacios ausentes por quienes no hicieron los acopios durante la dinamización económica, por lo que el tiempo de ahorrar o de invertir está definido por cómo la empresa se ha desempeñado en función de sus distintas etapas económicas.

ahorrar o invertir

Además de que la empresa debe continuar auto sosteniéndose, aún haya recesión, y la única manera es vendiendo más; y para esto, es necesario invertir.

Una alternativa que se pudiera presentar es la de asumir un modelo de austeridad. Esto es válido. Sin embargo, aunque bien es cierto que es posible reducir costos, esta acción no define el tiempo de ahorrar o de invertir porque la estructura de costos que lo conforma llega a un punto en donde no se puede reducir más. En ese sentido, el modelo austero en tiempos recesivos es tendiente a que se pierda capacidad de respuesta en el mercado, lacerando el modelo de negocios de la empresa. Por lo tanto, disminuir la base de costos y gastos tiene un límite, con repercusiones temporales.

Es por esto que es necesario tener políticas claras que abarquen el tipo de abordaje del negocio a razón del ciclo de vida en que se encuentra, de manera que se logre ahorrar en tiempos de bienestar e invertir en momentos de baja. Encausando así los esfuerzos para que el tiempo de ahorrar o de invertir esté claro y se pueda mantener las sostenibilidad operativa del negocio y salir airosos ante procesos económicos recesivos.

 

Josías Ortiz González, MaF

info@FinanzasyProyectos

www.FinanzasyProyectos.net

@FinProyectos

¡Inscríbete a los Boletines de Emprendores.do!

Inscríbete y recibe semanalmente nuevo contenido

Política Anti-Spam. Sólo recibirás correos de Emprendedores.do. Puedes darte de baja cuando quieras

Autor: Josias Ortiz Gonzalez

Licenciado en Administración de Empresas con Maestría en Finanzas Corporativas por la Universidad APEC. Director Ejecutivo y Consultor Senior de la firma Finanzas & Proyectos. Enfocado a proveer respuestas que sirvan para alcanzar los objetivos deseados,sobre la base del análisis sistemático de las realidades de la empresa. Falicitador certificado para la formación profesional. Expositor y escritor de temas relacionados a la buena gestión financiera empresarial y personal.

Comparte esta publicación en
468 ad

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *